Arequipa: Nuestra ciudad para vivir

 

Es una de las ciudades de Perú que se encuentra a más baja altura (unos 2.300 msnm), a pesar de estar entre montañas, esto hace que el clima sea bastante cálido. Ubicado a 4 horas de las líneas de Nazca. Su mayor atractivo es el cañón del colca, donde se puede hacer avistajes de cóndores.

Nuestra experiencia: fue la segunda ciudad que visitamos en Perú, por ende después de haber estado en Puno tomamos un bus a Arequipa. La carretera entre estas dos ciudades es bastante peligrosa, repleta de curvas con grandes abismos, también es el camino que se hace para ir al cañón del colca. El boleto salió muy barato (15 soles por persona) pero como todo, a veces lo barato sale caro, y explico porque. El viaje duro mas de lo normal (como unas 8 horas, cuando tendría que ser de 5 a 6 horas), el bus era realmente chico, literalmente no entrabamos en el, y eso que no sufrimos de sobrepeso ni tampoco somos altos, sin contar que el conductor manejaba muy mal, siendo una de las rutas principales de Perú llena de camiones de carga.

Cuando llegamos a la ciudad no estábamos seguros de donde nos íbamos a quedar. Lo único que sabíamos es que estaba prohibido tomar un taxi afuera de la terminal, a pesar de que sean mas baratos, ya que son famosos por sus robos a turistas, y por lo que vimos creemos que puede llegar a ser cierto. En mi vida vi tantos taxis (y eso que vivo en la ciudad de Buenos Aires), cualquier persona puede adjudicarse uno, no necesitan permiso, con solo poner un cartel de Word que diga “taxi” ya estás habilitado para ser taxista. Asique tomamos un taxi oficial de la terminal. Consultamos al chofer por un hostel y nos llevo a lo que iba a ser nuestro segundo hogar.

Llegamos como a las 12 de la noche, nos esperaba Nacho, uno de los dueños del hostel (se llamaba San Lázaro). Hablamos un rato con él y finalmente nos fuimos a descansar. Nos quedamos 5 noches, hasta ese momento nos era extraño pasar más de dos días en un hostel, ya que veníamos de recorrer Bolivia sin parar demasiado tiempo en cada ciudad. Uno podría decir que en 6 días hicimos de todo, y no!, lo aprovechamos para descansar, hablar un poco con nuestra familias, lavar ropa, ver un poco de televisión (dato aparte: todas las mañanas veía AM donde si no! Jaja, me considero fanática de ese programa) y obviamente recorrimos la ciudad.

Atractivos: bueno, dos veces nombré el cañón del colca, pero no puedo dar muchos datos porque no lo hicimos, suena patético pero tenemos nuestras razones. El tour sale bastante caro (de 130 a 150 USD), y si querías hacerlo por tu cuenta la diferencia no era mucha, ya que era necesario un guía, hace poco había desaparecido un joven que intentó recorrerlo por su cuenta (dato que nos obligaba a contratar una agencia, y si no lo creen les paso el link de la noticia). El tour puede durar dos, tres y hasta cuatro noches, dicen que es mejor el más largo. Otro pequeño detalle pero no menor, necesariamente tenés que levantarte como a las 3 de la mañana para empezar el tour y no estábamos dispuestos a cometer ese flagelo.

Y en la ciudad que hay para hacer? con eso si te puedo ayudar. Uno de las sitios obligados a visitar es el Monasterio de Santa Catalina, es bastante caro (35 soles por persona), pero vale la pena ir. El lugar es enorme, y la construcción por dentro es bellísima, repleta de colores y flores, y lo mas interesante que tienen días donde podés hacer el recorrido por la noche, que le da otra vista al lugar, lo que hicimos nosotros fue entrar a la tarde y quedarnos hasta el atardecer donde pudimos ver la puesta de sol desde una terraza y ver como se ilumina el lugar llegando la noche. También fuimos al museo donde se encuentra la momia de Juanita, hija de unos gobernantes Incas que fue dada en ofrenda, descubierta en la zona de volcanes nevados, El cuerpo conserva todos sus órganos intactos debido al congelamiento glacial,  La entrada rondaba por los 15 soles.

También hay dos barrios coloniales, con callecitas empedradas y enormes casas, en una hay un mirador. Arequipa es la ciudad blanca, llamada así por sus construcciones coloniales, algunas de importancia jurídica, de color blanco, inevitable sacarles fotos.

Un consejo culinario, es probar el rocoto relleno (una de las comidas típicas de Perú después del ceviche). Nosotros no lo probamos, y de hecho nos arrepentimos de no haberlo hecho. Es que en ese momento no le dábamos importancia a las comidas típicas de cada lugar. Pero gracias a nuestra amiga ecuatoriana Desiré que nos hizo probar cada comida que no conocíamos, hasta a veces obligándonos, es que nuestros paladares se llevaron gratas sorpresas y nos dimos cuenta que puede ser otra forma de conocer a un país (la comida merece capitulo aparte) y dicen que en Arequipa hacen los mejores así que no dejen de probarlo, aprovéchenlo!

En resumen, que hizo que Arequipa nos gustara tanto para pensar en vivir ahí?: su gente, su clima primaveral, su poca altura (ahí no teníamos problemas con el soroche), sus callecitas, sus construcciones blancas, todo sumó a que nos sintiéramos atraídos por ella.

 

Peatonal Arequipeña

clip_image002

clip_image004

Plaza Central

clip_image006

clip_image008

Jardín del Monasterio

clip_image010

Pasillos del Monasterio

clip_image012

Si te gustó, también podés leer:

¿Comentarios? ¿Preguntas? ¿Respuestas? Acá es donde!:

A %d blogueros les gusta esto: