Archivos de la categoría: Baños y Otavalo

Sierra y selva ecuatoriana

Viajamos a media tarde, y llegamos de noche. Nos quedamos en un hospedaje de una señora bastante particular, una especie de mamá que se preocupaba por todos sus huéspedes, les daba comida para probar y hasta consejos sobre enfermedades, pero al mismo tiempo vendía tours y excursiones como la mejor operadora turística.

No tuvimos tiempo ni de llegar, que la señora ya nos ofreció un tour nocturno. Y aceptamos. Consistía en un paseo en “Chiva”, una especie de colectivo, pero sin puertas, ni ventanas, todo al aire libre. Como esos camiones que transportan ganado, pero con asientos, luces de colores y música a todo volumen. Estaba un poco fresco el asunto, así que viajar a la intemperie no fue tan divertido. Y en el mirador el viento tampoco ayudaba a mantener una temperatura corporal adecuada.

A %d blogueros les gusta esto: