Las cicatrices del viaje

En el último día de inmersión del curso de buceo que realicé en Honduras, el mar se puso bravo. Muchas olas y una corriente fortísima nos complicaba la mañana. Para que el mar no nos llevara a cualquier parte debíamos agarrarnos a la línea que flotaba detrás del bote. Pero el vaivén del mar era tan fuerte que la tarea resultaba un gran problema. Decidí agarrar la soga con mi antebrazo para tenar las manos libres en el agua, pero el movimiento era tal, que el ir y venir de la soga en el mar me quemaba la piel bajo el antebrazo.

Al salir del agua me miré en donde había tenido la soga y se veía horrible. Toda mi piel estaba hinchada y enrojecida. Me preocupé un poco, pero al otro día la herida se veía mejor y ya estaba cicatrizando. Pensé, bueno, esto será una forma de demostrar que buceé a mis amigos y familiares allá en Argentina, dentro de diez días cuando vuelva luego de once meses de viaje, una especie de trofeo de guerra. Debo confesar que hasta me emocionaba la idea de volver con alguna cicatriz o marca, para demostrar lo rudo de mi aventura. Sin embargo y muy a pesar mío, hoy, el día de vuelta desde Medellín a Buenos Aires, la marca ha desaparecido casi por completo ¿Cómo iba ahora a probar lo extremo de mi aventura hondureña? o más aún ¿Cómo probar lo impresionante de estos once meses de viaje? ¿Cómo reflejar todo lo que viví para que alguien que no tiene idea de nada de lo que hice pueda, al menos, comprenderme?

Ahí me di cuenta, con gran tristeza, que va a ser muy difícil que alguien me entienda a mí, y lo que es viajar once meses por Latinoamérica, sobre todo si no tuvo nunca una experiencia similar. Y aún así, cada viajero hace su propio camino, por lo que incluso es difícil transmitir vivencias a personas que han hecho o hacen cosas parecidas.

En el aeropuerto, allá por octubre 2011, empezando el viaje

En el aeropuerto, allá por octubre 2011, empezando el viaje

Llegué a la conclusión de que ni las fotos, videos o historias podrán transmitir lo que paso por mi mente, este “casi año” que estuve lejos de casa.

Las cicatrices que el viaje me ha dejado y que hoy perduran, son todas internas y lastimosamente nadie las podrá ver, imborrables pero invisibles a la vez. Probablemente no sean necesarias las explicaciones, yo ya no soy el mismo y eso está a la luz. Buenos Aires me recibirá cambiada, eso seguro, tanto por su cambio como por mi cambio…es mejor decir entonces, tal vez, que ya no SOMOS los mismos.

Será un reencuentro de extraños con un dejo de nostalgia por lo que fue, y un prudente entusiasmo por lo que vendrá.

Veremos que pasa. Ya solo quedan unas pocas horas antes de volver, y, curiosamente, solo dos puntitos rojos bajo el antebrazo.

Si te gustó, también podés leer:

7 Respuestas a “Las cicatrices del viaje”

  1. Jime dice:

    No sé chabón, pero creo que me hice adicta a tu blog! Deberías dedicarte a viajar y a escribir; tenés muchísima llegada. Buen viaje! Besote Marqui!!

  2. Quizá las cicatrices que no se ven, que van por dentro,que a veces duelen y que si o si nos llevan a modificarnos, son el mejor “souvenir” que nos podemos traer

    • Marcos dice:

      Sí! ahora lo sé…pero es muy difícil darse cuenta cuando uno todavía no volvió y no sabe que le espera de regreso a casa. Ahora ya sé que en realidad no se vuelve, porque ya no hay a dónde volver, porque el lugar de dónde habíamos salido cambió y nosotros, claro, también 🙂

  3. Guido dice:

    Qué lindo marcos lo que transmitís acá… después de todo eso que fue tan hermoso y tan genial y que otros no pueden comprender y es tuyo; es tuyo y de nadie mas. Si alguien se puede sumar o entenderte, bienvenido; sino, sabes que podes compartirlo con gente que te entendemos y acompañamos en tus viajes y a los que nos llega lo que redactas. Un abrazo, hace mucho que no me pasaba por aca… te copas con una videoentrevista contandome de tu viaje? un abrazo!

    • Marcos dice:

      Gracias Guido y qué bueno que a alguien le llegue 🙂
      Estamos planeando un nuevo viaje por lo que estamos complicadísimos con el tiempo!! Pero capaz más adelante podamos hacer la entrevista, estaría muy bueno 😀
      Un abrazo grande!!

¿Comentarios? ¿Preguntas? ¿Respuestas? Acá es donde!:

A %d blogueros les gusta esto: