Potosí, la ciudad más alta del mundo

Después de una larga excursión al salar de Uyuni, nos tocaba visitar una de las paradas obligatorias si viajas a Bolivia, la ciudad de Potosí. Nuestra visita se atrasó por un corte de ruta, no recuerdo el motivo ahora, pero nos decían los lugareños que suele haber cortes, por lo que no sería una excepción para nosotros.

Potosí es la ciudad mas alta del mundo, se encuentra a más de 4000 mts sobre el nivel del mar. Es fácil saber que íbamos a sufrir del mal de altura, y así paso, lo sufrimos tanto en la ciudad como en el trayecto a Potosí. El viaje fue bastante caótico; en general el transporte en Bolivia no es de lo mas agradable, ya que las personas bajan y suben constantemente , todos muy cargados, como si fueran a mudarse de ciudad, los choferes son amantes de la velocidad y algo que no es muy agradable, es el fuerte olor que suele haber adentro de los buses, y lo justifico : los bolivianos mastican coca todo el tiempo, y el olor a coca es muy muy fuerte, además suelen comer su menú preferido; pollo con arroz dentro del bus y sumado al olor humano dan como resultado algo que cuesta aguantar. Quiero aclarar que no me estoy quejando, aunque pareciera que si, solo estoy describiendo una situación que se repite habitualmente si tomas un transporte publico en Bolivia. Bueno piensen todo esto, mas el mal de altura en su máxima expresión, dio como resultado uno de los viajes mas largos y pesados que tuvimos.

Por fin después de toda una noche viajando llegamos a Potosí. La ciudad de Potosí tiene mucho por decir y nosotros tenemos mucho que aprender de ella. Su historia es grandiosa, y un poco triste a la vez. Potosí era una de las ciudades mas ricas de todo el mundo, gracias a las minas de plata que posee (o que poseía). Pero como cualquier ciudad rica de Latinoamérica, fue invadida y saqueada de una manera brutal. La conquista o “el gran descubrimiento de América” les obsequió pobreza y un cementerio de millones de indígenas por el duro trabajo en las minas. Una extracción del libro de Galeano (Las venas abiertas de América Latina), dice “Potosí podría jactarse de haber nutrido la riqueza de los países mas ricos….”, “el mundo tendría que empezar por pedirle disculpas…”.

Potosí tiene unas hermosas callecitas para recorrer, llenas de historia, y algunas construcciones sobrevivientes que se pueden observar. Una visita obligada es el museo de la moneda, no puedo contar mucho de ello, porque no pudimos ir (lo lamentamos) pero varios viajeros nos la recomendaron. Otra es la excursión que se hace a las minas, no se recomienda para personas que tienen claustrofobia. Nosotros realizamos la excursión con una agencia que trabaja con el hostel en el que estabamos hospedados (Koala Den), salió 80 bolivianos (1 U$S = 6,87 BOL) y duró 4 horas. El guía que nos tocó fue muy bueno, no solo era minero, sino que a la explicación del proceso de la plata le agregaba siempre algo de historia y algunos sentimientos personales, que nos dejaba a todos sorprendidos. La excursión lleva un recorrido de dos horas, dos horas y media dentro de la mina, mientras los mineros trabajan. Al principio no estaba segura de entrar, y fueron los guías los que me dieron confianza. Es un trayecto largo, en el que muchas veces tenés que caminar agachado, de cuclillas y hasta a veces reptar. Vas caminando entre los rieles, siempre atento al grito del segundo guía “al costado” porque vienen vagones cargados con minas que no pueden frenar, si no te corres morís aplastado. El punto mas bajo que fuimos se encuentra a 40 grados de temperatura, se evita seguir bajando porque el cuerpo no aguantaría el calor, aunque había gente trabajando niveles abajo, lo que me pareció ilógico y demasiado insalubre. El momento que más nos asustamos fue cuando a uno de los mineros se le ocurrió hacer prender un explosivo justo cuando pasamos nosotros. El problema no fue el ruido en si, te da la impresión que la mina se va a derrumbar, sino que todo se lleno de humo y tuvimos que empezar a correr para que ese humo no nos afectara la respiración. Finalmente después de dos horas de caminata volvimos a ver la luz del sol, lo cual costaba bastante. En las minas ya no hay mucho por sacar, ya que perdió todo su potencial hace siglos atrás. Preocupa a las familias mineras de que van a vivir dentro de algunos años. Su presente no es muy bueno, viven el día a día, y lo mas complicado son las secuelas que dejan en los cuerpos el trabajo en las minas, cegueras, problemas de huesos, deformaciones, etc. Capaz a algunas personas les parezca un poco arriesgado este tipo de excursión, yo creo que valió la pena por las muchas cosas que aprendes.

Sinceramente creo que a pesar de todo lo que “perdió”, Potosí tiene mucho para dar y mucho que aprender de ella, recomiendo visitar esta hermosa ciudad.

Fotos:

Peatonal

Peatonal

Una de las peatonales de Potosí

Iglesia

Construcción sobreviviente de la ciudad

Vista de la ciudad

Vista de la ciudad

Extracción de la plata

Extracción de la plata

Vero dentro de la mina

Adentro de la mina

Si te gustó, también podés leer:

2 Respuestas a “Potosí, la ciudad más alta del mundo”

  1. Matías dice:

    Estoy leyendo sus posts, de hecho estuve hace unos días a 500 metros de Bolivia, y por unos problemitas técnicos con mis cámaras no llegué a entrar. Están muy entretenidos y completos de info los posts, así que los sigo! buen blog!

    • Marcos dice:

      Serán las casualidades de la vida, pero justo ayer entré a leer tu post sobre Santiago! Que me gustó mucho dicho sea de paso…muy bien escrito. Gracias por darte una vuelta!
      Saludos!

¿Comentarios? ¿Preguntas? ¿Respuestas? Acá es donde!:

A %d blogueros les gusta esto: